martes, 30 de octubre de 2007

La prehistoria de los videojuegos

Iniciamos la andadura de Sopla El Cartucho empezando por el principio: la prehistoria de los videojuegos.

¿Cómo empezó todo?

En 1957, Willy Higginbotham, creó con un osciloscopio el primer videojuego de la historia. El Tennis for two fue expuesto en la Brookhaven National Laboratory como una curiosidad y no suscitó ningún tipo de interés por ser comercializado.

Cada jugador debía golpear el punto luminoso y asignarle un ángulo de salida. Es increíble el realismo que consiguió Higginbotham, ya que Tennis for two supera en realismo al famoso Pong que apareció 15 años después.

En este vídeo podeis haceros una idea de su funcionamiento.


Willy Higginbotham's Tennis for two: el primer videojuego

Se habían sentado las bases de los videojuegos. Sólo hacía falta que alguien con visión de negocio entrase en juego (nunca mejor dicho). Pero esto lo dejamos para la siguiente entrada.
Saludos, cartucheros!


miércoles, 24 de octubre de 2007

Bienvenido a Sopla El Cartucho

Hola cartuchero, desde este nostálgico Blog te damos una calurosa bienvenida.

¿Qué es Sopla El Cartucho?

Sopla El Cartucho es un Blog sobre videojuegos antiguos o descatalogados.

A modo de símil, recordaremos que hoy en día, existe mucha gente que vive enamorada de las películas clásicas en blanco y negro en plena era del DVD y también hay gente que escucha vinilos en plena era del mp3.

Pues desde Sopla El Cartucho, reivindicamos con nostalgia el derecho a creer en la utopía de que cualquier juego pasado fue mejor.

¿Eres un cartuchero?

Un cartuchero no es más que un jugador de videojuegos que se ha dado cuenta de que no disfruta tanto de los videojuegos actuales como de aquellos que le iniciaron en el mundillo. Algunos datos para identificarlos:

  • Un cartuchero ama los aplanados píxeles por encima de cualquier gigantesco y texturizado polígono tridimensional.
  • Un cartuchero disfruta con las repetitivas musiquitas en mono mucho más que con cualquier banda sonora orquestada.
  • Un cartuchero odia a Mario o a Sonic.
  • Un cartuchero ama a Mario o a Sonic.
  • Un cartuchero conserva sus antiguas videoconsolas-ladrillo como oro en paño, quizás con la esperanza de que salga algún nuevo juego.
  • Un cartuchero, para divertirse, no necesita más que dos botones: el A y el B.
  • Un cartuchero disfruta soplando con fuerza en el interior de un cartucho preguntándose si funcionará a la primera.
Si eres uno de ellos, enhorabuena, has encontrado un sitio en el que pasar buenos ratos.

Bienvenido al mundo de la nostalgia.
Bienvenido a Sopla El Cartucho.