martes, 25 de enero de 2022

Retro cumpleaños feliz

Hoy cumple años alguien con quien he jugado a videojuegos buena parte de mi infancia. Mi hermano pequeño. Y es que, los videojuegos no serían lo mismo en mi vida sin él.

Recuerdo cómo alucinamos la primera vez que vimos nuestra primera videoconsola. La Master System de Sega. Pero no la consola negra que mucha gente conoce, esta era la Master System I. Teníamos solamente un juego que, pese al nombre de este blog, no era un cartucho sino una tarjeta. El juego de motos Hang-On.

Master System I

La consola, con sus formas poliédricas y sus colores negro y rojo-marronoso fue nuestro inicio en un mundo de diversión y competitividad sin igual. Y en este juego no había modo para dos jugadores, debíamos turnarnos en un ejercicio de paciencia Zen complejo de ejecutar. Muy posteriormente, descubrimos que si encendíamos la consola sin haber puesto la tarjeta del Hang-On, aparecía un juego oculto de un caracol que debía recorrer un laberinto, el Snail Maze.

Recuerdos jugando en esta misma consola al Wonder Boy III: The Dragon's Trap y disfrutando de compartir contraseñas (Passwords) con nuestro padre. 

Recuerdos del Super Mario Bros de la NES y su endiablada dificultad. Cómo preparábamos las partidas con todas aquellas revistas del Club Nintendo que hacían de guía para nosotros.

Recuerdos de alquilar videojuegos en el videoclub y jugar todo el fin de semana exprimiéndolos al máximo. Ese Tecmo Cup nos volvió locos.

Recuerdos del Sonic 2 en el que, por primera vez, pudimos jugar a un plataformas de 2 jugadores en el que el hermano pequeño no molestaba ya que no era necesario esperarle demasiado...

Recuerdos de muchos Hadokens, Shoryukens y Tatsumakisenpukyakus (o "atantambukets") en nuestros enfrentamientos entre Ryu y Ken. (Cumpliendo uno de nuestros mandamientos de los videojuegos, si no los conoces, aquí los puedes ver)

Recuerdos de adelantamientos peligrosos en el Super Mario Kart acompañados de un regalito frutal en forma de platanito. (Cumpliendo otro mandamiento, por supuesto)

Recuerdos de levantarse bien temprano en las vacaciones de verano para aprovechar la mañana y avanzar unas horas en el Illusion of Time o el Terranigma mientras el hermanito duerme.

Recuerdos nostálgicos en definitiva, de una infancia feliz, de juego sano y de diversión.

Por todo ello, desde Sopla El Cartucho queremos felicitarle efusivamente en su día y recordarle que siempre le he ganado al Pro, aunque se haya dedicado profesionalmente al mundo del videojuego como tester y localizador. ¡Feliz cumpleaños, hermanito!

miércoles, 19 de enero de 2022

Estantería nostálgica de un viejoven Gamer

Hola cartuchero. Hoy, enero del año 2022, me gustaría compartir un trocito de mi vida contigo. Aquí os muestro a corazón abierto una de las estanterías que pueblan la habitación de un nostálgico gamer. En este estante predominan los juegos de la Sega Mega Drive (o Genesis). Hay algunas auténticas joyas clásicas como Altered Beast, Castle of Illusion, Aladdin y sus increíbles animaciones (que compiten con las de The Immortal) o los Light Crusader y Soleil unos de los últimos RPG traducidos al castellano que salieron para la 16 bits negra. Y bueno, si de RPGs se trata, no podemos dejar de nombrar los Might And Magic y Phantasy Star, que tanto hicieron por my extraordinary domain of the english language. Palabras como sword, shield, arrow o key se nos quedaron grabadas a fuego en nuestros cerebritos gracias a los videojuegos. God bless videogames!


También hay algunas rarezas como el Hard Drivin, que debió ser uno de los primeros juegos poligonales que la Mega Drive fue capaz de mover. Mucho antes que el Virtua Racing. Con una extraña jugabilidad y un único circuito. También tenemos destacando en blanco uno de los primeros FIFA, con su sorprendente vista isométrica y aquellos porteros que parecían pararse en el aire en cada palomita.

Otra rareza es el Art Alive que viene a ser una especie de Paint para Mega Drive, que además tenía algunos "gifs" prefijados que podías ubicar en tu obra artística. Raro pero divertido en aquella época.

También tenemos el Zoom! Considerado por muchos expertos como el peor juego de la historia de la consola de Sega. En el juego eres una especie de horrendo extraterrestre que con su cola debe ir recorriendo cuadrículas y pintar sus bordes sin que te pillen unos malos también extraños. Repetitivo y difícil.

Destaca el Zelda Ocarina of Time en posición privilegiada. Sí, sé que no es un juego de Mega Drive sino de Nintendo 64. Pero ya que os he comentado la importancia de los videojuegos para el aprendizaje del inglés, no podía dejar pasar la oportunidad de recalcar la chapuza que hizo nintendo con este Zelda. Por si no lo recuerdas, tras muchas especulaciones salió únicamente en inglés. Pero la caja del juego contenía un tocho-libro con la traducción de todos los textos. ¿Útil? No tanto para entender el juego pues a estas alturas ya sabíamos lo que eran sword, shield y arrow... Para los tramposillos, nos resultó más útil para hallar pistas y aprovechar para leer textos que probablemente no íbamos a encontrar solamente jugando.

¡Hasta la próxima entrada, cartucheros!

domingo, 3 de octubre de 2021

Peluchitos gamers: Koopa, Zelda, Link y los abrazos

Pues resulta que hoy en día es más fácil encontrar merchandising relacionado con el mundo de los videojuegos que en mis tiempos. Hoy te presento mi modestísima colección de peluches basados en videojuegos retro. 

A los fans de Mario, jamás se nos hubiera pasado por la cabeza abrazar a un Koopa Troopa pero la verdad es que este muñeco de peluche resulta altamente adorable. Mide unos 15-20cm y se agradece que el caparazón sea tan blandito como el resto del cuerpo.



Por otro lado, estos emblemáticos personajes de Hyrule se nos muestran acaramelados y abrazables a partes iguales. Se trata, como ya sabrás, del héroe Link y la princesa Zelda, peluches oficiales confeccionados con mucho mimo y siguiendo el estilo del videjuego de Link para Gamecube: The Legend of Zelda, the Wind Waker. Todavía recuerdo la polémica que sufrió aquel fantástico juego por infantilizar y rediseñar de forma tan sorprendente la figura de Link. Sinceramente, creo que fue una apuesta arriesgada pero que con el paso del tiempo ha envejecido genial.



Bueno, creo recordar que el resto de peluches que pueblan camas y sofás no tienen relación con el mundo de los videojuegos así que no te aburriré con fotos de ositos, perros, gatos, piolines y demás. 

¡Hasta la próxima entrada, cartucheros!

domingo, 23 de junio de 2019

Sonic, tú antes molabas

Buscando en el baúl de los recuerdos a raiz del comentario de un lector en nuestro último post, he encontrado un pin de Sonic

Se trata de un pin que debía venir como promoción en alguna revista de aquellas que devorábamos con los colegas haciéndonos los dientes largos con tanto juegazo.



Al ver la regordeta forma de este Sonic y compararlo con el estilo más estilizado, valga la redundancia, del actual no he podido evitar sentir algo de nostalgia. Eran tiempos en los que el diseño de los protagonistas no se estudiaban con tanta profundidad como hoy en día.  Probablemente el Sonic actual, con sus largas piernas y sus púas "pelo p'atrás" parezca más rápido que su primer diseño... Pero nadie podrá quitarle a mi rechonchete Sonic el mérito de ser el primero. A eso, nadie podrá ganarle, por muy rápido que sea.

Hasta la próxima entrada, cartucheros!

domingo, 19 de mayo de 2019

Hobby Consolas y el pin

Hace muchos años, no existía Youtube. De hecho, no existía internet. Tranquilo, sí que existían los videojuegos. Si los jugabas en un ordenador te arriesgabas a no poder jugarlos por falta de requerimientos técnicos. Que tiempos los de aquellos monitores monocromos o CGA junto con el sonido o música del beeper. Muchos nos decantamos por las videoconsolas y su fiabilidad, aunque de vez en cuando hubiera que soplar algún que otro cartucho...

Pues bien, cuando en aquel entonces queríamos comprar un juego las opciones para conocerlo bien antes de hacer el gasto pasaban por mirar la carátula (que solía ser siempre espectacular) y la parte trasera de la caja en la que solía ir una descripción y un par de pantallazos del juego. Eso era todo. Te lo comprabas y te arriesgabas.

Hasta que surgió Hobby Consolas, la revista especializada que, junto a otras como Superjuegos, nos permitió informarnos y hacernos la boca agua con los juegos venideros.

A muchos cuando les hablamos de un pin les viene a la mente un código numérico cuasi mágico, que permite desde desbloquear el móvil hasta pagar con tarjeta de crédito. Pero hace ya unos años, un pin era otra cosa. Un pin era (y es) un abalorio decorativo de metal para colgarlo en la ropa, gorra, mochila, etc y customizarla. Se podían comprar pero también se utilizaron mucho como merchandising promocional. Muchos los coleccionábamos.

Entre mis pins tengo joyitas videojueguiles como uno de Sonic 2 o este pin de la mítica Hobby Consolas.


Lo guardo con mucho cariño.

Hasta la próxima entrada, cartucheros!

sábado, 16 de marzo de 2019

El Zelda más limpio

En ocasiones me gusta mostraros curiosidades que han llegado a mis manos de forma inesperada.

¿Qué tenemos aquí?


Los más jóvenes dirán: "un ladrillo". Pero los que ya somos viejóvenes reconoceremos un cartucho. Para ser más exactos un cartucho de Zelda para la Nintendo 64. ¿Verdad? Pues no.





En realidad se trata de una pastilla de jabón para lavarse las manos. Se ha deshecho algo tras un par de tests, pero me da pena usarla y ahora ya no me lavo las manos nunca. También he pensado meterla en la Nintendo 64 a ver si me la deja como los chorros del oro. Su aroma es dulzón y algo ácido, como de Coca-cola con canela. No sé qué queda por inventar en esto del marketing retro.

Hasta la próxima entrada, cartucheros!